DISCURSO INAUGURAL DEL CXX CMN.

Estamos en la tierra de don Melchor Ocampo Tapia.

Doña Patricia Galeana lo describe con precisión: Melchor Ocampo fue “un hombre enciclopédico, gran polemista y férreo defensor de la separación entre Iglesia y Estado”.

El exgobernador decimonónico fue ideólogo, líder y un eficaz político. Estamos en Michoacán los masones de la Confederación de Grandes Logias Regulares de la República Mexicana.

Como zacatecano, con orgullo manifiesto: vengo de la tierra del ciudadano y general Jesús González Ortega, el líder que derrotó con una fuerza legítima a los opositores de la Constitución de 1857. Fue un ciudadano armado que defendió las instituciones republicanas: el fin era democracia, libertad, instituciones legítimas y republicanismo.

No está de más manifestar: la generación de los hombres que hicieron y empujaron la Reforma son personas que mantienen ejemplaridad, herocidad ante las adversidades y limpieza política.

Situemos: el liberalismo  de nuestros iniciados hermanos Ocampo y González Ortega tienen halo en los misterios del Arte Real; y es el liberalismo que colaboró para hacer un Estado nacional consolidado, con liderazgo republicano que consultó don Benito Juárez García.

Recordemos: El presidente Juárez estuvo atento a los reclamos y demandas de las comunidades, y gracias a ello, logró la unidad, suma de voluntades y esfuerzo conjunto que le permitió sortear las vicisitudes.

Juárez es, como lo define Andrés Henestrosa, “un hombre de acción y de pensamiento”. En el ideario juarista, encontramos conceptos vigentes, con igual o mayor peso en su tiempo como en el nuestro, tales como cuando dijo: “Como hijo del pueblo, nunca podría yo olvidar que mi único título es su voluntad, y que mi único fin debe ser siempre su mayor bien y prosperidad”.

Los ciudadanos hoy día claman por un gobierno responsable, entendiendo por éste el que sirve a todos los ciudadanos sin distingo de partidos o ideologías, que escuche y atienda el reclamo popular.

Los liberales demandamos a nuestros representantes populares que estén cerca de la gente, que le den a nuestra entidad un rumbo con certidumbre, una dirección con responsabilidad.

Entre gobierno y sociedad deben tenderse nuevos puentes, nuevos métodos de trabajo, es tiempo de construir prácticas diferentes que vuelvan a otorgar al ciudadano la confianza en sus instituciones, es necesario establecer nuevas bases para dejar atrás viejas sospechas.

Los liberales estamos prestos a marchar junto a nuestros gobernantes legítimamente electos, a pesar de aquellos detractores que minimizan el valor de un voto, el cual en una sociedad democrática como la nuestra, expresa la voluntad y libertad de decisión de la ciudadanía. Nunca es tarde, para juntos trabajar por el bienestar, sin temor a la competencia política, porque los liberales lo que sí rechazamos es la incompetencia política.

El presidente Juárez, desde su sitial en el eterno oriente, sigue depositándonos su confianza para mantener firmes los postulados: como la libertad de conciencia, la seguridad ciudadana y el respeto mutuo entre los pueblos, que permitan fincar en las ideas liberales su modernización política y económica.

Lo señaló con precisión: “La democracia es el destino de la humanidad futura; la libertad, su indestructible arma; la perfección posible, el fin donde se dirige”.

El presidente Juárez es referente para hoy y el porvenir. Su ejemplaridad es para quien deseé un Estado donde estemos todos.

Reitero:

Los liberales, los ciudadanos liberales de México, tenemos al expresidente Juárez como una referencia cívica. Y esto se justifica en razón de lo siguiente:

-         Actúo en defensa de la República y de su gobierno, conforme a la Constitución de la República de 1857, que articula lo que entonces se construía y definía como la patria mexicana.

-         Don Benito Juárez proyectó que el imperio de la ley legítima es un mecanismo de arbitraje necesario para el funcionamiento de una sociedad de iguales y libres, de las personas y las ciudadanías.

-         Con las leyes de Reforma se fraguó la definición de los espacios públicos y privados, e íntimos.

-         Más aún; se generó la sana separación de la virtud republicana de la moral que controla al individuo.

Aquí afirmamos y reconocemos: todo lo que tiene relación con la libertad tiene que ver ciudadanía, con la política y sobre todo con la Constitución. 

El republicanismo, ayer y hoy, fomenta formas sociales de vida en las que cada cual sea capaz de mirar con libertad e imaginación, con una conciencia común de que no se depende de su buena voluntad ni se está a merced de cualquier sujeto.

 Con Juárez, con Ocampo y González Ortega como referentes: mantengamos en la acción el liberalismo. Asistamos con compromiso republicano, al rescate virtuoso de la patria.

 Es cuanto!!!!!

Bienvenida

No ha sido sencillo el recorrer más de tres siglos de historia en la que los Hermanos Masones de todas las latitudes del mundo entero se hallan entregaron lo mejor de sus vidas, lo más preciado de su intelecto, por tres razones fundamentales:

Organización

Organización de las Grandes Logias de los Estados Unidos Mexicanos

Contacto

 

  • w-facebook
  • Twitter Clean
Artículos
MENSAJE DEL PRESIDENTE

 

Con fundamento en lo dispuesto en el Artículo 7° de nuestra Ley Fundamental, así mismo del protocolo, órganos de gobierno que todos tenemos la obligación de respetar, cumplir y hacer cumplir. En el marco CXI Asamblea del Consejo Masónico Nacional, cuya sede es esta maravillosa ciudad de Guadalajara, la Perla del Occidente.

212 Aniv. del NATALICIO de
BENITO JUÁREZ